Hoy os traemos nuestro segundo reportaje de la sección "En Villargordo". En esta ocasión contamos con Jose Luis Castellano Lerma, un paisano que vive en Stuttgart en Alemania. Contactamos con él para nos contara su experiencia en tierras germanas. Sin más dilación, os dejamos con la entrevista:

Jose Luis: Antes de todo quiero agradecerte la oportunidad que me brindáis para así poder transmitir a mi “gente” mi experiencia en Alemania. Una pequeña historia llena de buenos y malos momentos, pero a la vez gratificante por estar haciéndome fuerte en todos los niveles.

Bueno, ¡comenzamos!

1.¿Cómo surgió la idea de irte a Alemania?

Yo, por ese tiempo trabajaba en El Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, con contratos de suplencias, unos seis meses al año. A pesar de todo, puedo decir que he tenido suerte porque terminé en junio y empecé a trabajar en julio de ese mismo año.

La situación iba cada vez peor, en Andalucía empezó a notarse antes y era evidente que las demás comunidades iban a sufrir  el mismo destino.

Llega un momento en el que tu futuro lo ves muy negro y toda idea vale, y una de ellas era la posibilidad de aprovechar las ofertas de trabajo que los países europeos ofertaban. Me puse manos a la obra y toda oferta de trabajo que caía en mis manos no la dejaba pasar. Mandé mi curriculum a varios países, entre ellos Alemania. Hubo una oferta de este país que me llamó la atención, rechacé tres meses de contrato en Madrid para prepararme el alemán básico, tras cuatro meses de intensa preparación logré superar las pruebas, entre ellas la más importante, la entrevista cara a cara ante unos ejecutivos alemanes que tenían la última palabra. Y como podéis comprobar la prueba la superé y aquí estoy.

2.¿Cómo fue tu adaptación? ¿Tienes alguna anécdota?

Toda adaptación requiere esfuerzo, y si además tienes que dejar tu familia, amigos y país… qué te cuento. Al principio fue muy duro, me preguntaba cada día si podría seguir adelante, si te soy sincero fueron muchos los bajones emocionales.

Pero la fuerza interior tiene que salir de ti y agarrarte a lo que tienes en ese momento, y eran  diecinueve maravillosas personas, compañeros, compatriotas, que están en la misma situación que tú, teníamos que arroparnos  unos a los otros, formar una familia, hacernos fuertes, y te aseguro que fue muy hermoso y enriquecedor.

No quiero pasar por alto el gran apoyo de mi familia y amigos, ellos han sido mi gran escudo, sin olvidarme de lo más importante, la fuerza de Dios, como creyente que soy, eso ha sido mi gran motor.

¿Anécdota? Han sido muchas, pero la primera y la que más destacaría fue justo cuando llevábamos dos días, aunque  más que una anécdota fue una auténtica pesadilla, pero por suerte ahora lo vemos así.

Dos días llevábamos en Stuttgart, era una noche oscura, fría, lluviosa y en medio de ella mi  compañero  de habitación empezó a sentirse muy mal. Debía de ser rápido, pensar como enfermero y no como un chico asustado que no sabía dar un paso y menos comunicarme en alemán.

Pedía ayuda a dos compañeros más (uno de ellos se defendía un poco mejor en alemán, otro en ingles y yo, mi experiencia como enfermero). Pedimos un taxi y le rogamos que nos llevara al hospital más cercano. Allí todo fue un ¡¡show!!, tenía gastroenteritis.

Al final todo se solucionó, gracias a Dios, ahí nos dimos cuenta que lo que nos esperaba no era un cuento de hadas, era  un camino duro y largo que teníamos que recorrer juntos y unidos.

jose luis castellano en alemania3.¿Cómo es tu día a día?

En estos momentos estoy más estabilizado, ha costado meses de adaptación y superar grandes obstáculos, pero si soy sincero, ha merecido la pena, os lo aseguro.

Trabajo en los tres turnos del día (mañanas, tardes y noches), en las horas libres las dedico a perfeccionar el alemán, que por cierto  no es muy sencillo, la verdad. Pero todo  no va a ser trabajar y estudiar y  en  mis días libres intento reunirme con los amigos que en esos momentos coincidimos en descanso. Realizamos viajes turísticos y aprovechamos para ir conociendo poco a poco este precioso país.

4.¿Hay mucha diferencia entre la cultura española y la alemana?

Como todos sabemos, cada país tiene su propia cultura y costumbres. Un ejemplo, aquí en España un domingo las terrazas, los bares, cines… están abiertos, la gente salimos y entramos, allí es todo lo contrario, está todo cerrado, un domingo es para estar en casa, con la familia y si hace buen tiempo, al campo y a disfrutar de él.

Tienen un gran respeto al tema del reciclaje, están muy concienciados de ello y lo llevan muy en serio.

Otra cosa que me llama mucho la atención, el tema de la alimentación, hay muchos supermercados que sólo tienen productos bio, aquí hay muchas personas vegetarianas.

5.¿Qué tal vas con el alemán? ¿Te ha costado mucho dominarlo?

Es un idioma muy complicado, pero con paciencia y tesón todo se consigue. Cuando comencé a trabajar el pasado abril me entraban ganas de llorar al ver que no me enteraba de nada, parecía un niño en su primer día de cole, que ratos más malos se llegan a pasar y aún más cuando tu trabajo requiere gran responsabilidad.

En Alemania hay un problema, existen muchos dialectos del verdadero alemán, llamado “Hoch Deutsch”. En Stuttgart, donde estoy residiendo, se habla un dialecto muy difícil de entender, pero con el tiempo terminas aprendiéndolo.

6.Reconócelo, ¿echas de menos el jamón y el aceite de oliva? ¿Qué es lo que más echas de menos?

Vaya pregunta, jajaja, eso no hace falta que lo diga. Nuestra comida mediterránea es muy buena, la mejor, se echa mucho de menos y aquí es cuando valoras la gran riqueza que tenemos con ella.

Por cierto, ahora que estamos hablando de comida, por estas tierras no existen los churros con chocolate, y estoy pensando… a ver si se anima alguien y se viene a poner una churrería, seguro que le iría muy bien.

7.¿Qué diferencia destacarías entre la sanidad alemana y la española?

Aquí la sanidad es privada, todo funciona mediante seguros médicos. Con respecto a mi profesión, es otra historia. En Alemania la Enfermería no existe como carrera universitaria, es como en España diríamos, un módulo.

En España estamos mucho más preparados y capacitados en cuanto a nuestra profesión se refiere. Para que os hagáis una idea, el trabajo que realizamos como enfermeros en España es el que realizan aquí los médicos, por eso estamos tan demandados, abarcamos mucho campo de trabajo y con gran formación.

Mi jefa, me dijo un día que, en unos 10 años como siga la situación en Alemania como en la actualidad, no van a salir más enfermeros titulados y cada vez van a necesitar más mano de obra extranjera.

8.¿Qué imagen hay de España y de los españoles en Alemania?

En esta pregunta me voy a desahogar un poco. Aquí hay mucha incultura general. Ahora y en este momento las  personas que lean esto dirán: ¡Incultos los alemanes! ¡Qué dices! pues si queridos paisanos, hay gente inculta como en todos lados, pero todos los refranes trabajan y este es uno de ellos “Unos tienen la fama y otra cardan la lana”.

España tiene muy idolatrados a los alemanes y os aseguro que no son especiales, son como nosotros, de todo un poco.

9.En el próximo mundial de fútbol, ¿con que selección vas España o Alemania?

¡¡Hombre amigo!! ¿tú con quién crees?  Pues con el país que me da de comer, o ¿no? jajajaja, no, es broma. Estés donde estés a tu  país y a tu tierra se lleva en lo más profundo de tu corazón. Por encima de todo soy “ESPAÑOL”.

10. ¿Animarías a la gente a vivir esta experiencia?

Por supuesto que si. En estos momentos estoy intentado que mi hermano y algunos amigos míos se vengan conmigo. No hay por qué tener miedo, si quieres algo hay que luchar por ello.

Luchar con fuerzas para  conseguir el fruto de tu esfuerzo y trabajo después de haber conseguido una  profesión.

Hay que luchar y volar para  alcanzar tus sueños, sueños arrebatados por tantas personas incompetente e inútiles que tenemos en el poder y han hecho que perdamos muchas ilusiones, entre ellas, no poder  ejercer tu profesión y crecer en ella, y lo que es peor, te han alejado de tu familia , de tu gente, de tu país.

De hecho, no me arrepiento de nada, ni mucho menos, todo esto  me ha servido para fortalecerme como persona,  para valorar lo que tengo y para darme cuenta lo que realmente merece la pena.

Llegas a conocer a personas buenas y especiales, ellas han llegado a formar parte de tu vida,” tu pequeña familia en Alemania”, todos juntos y unidos los problemas parecen más pequeños.

Desde aquí, y con mi experiencia quiero animar a todos aquellos que sienten las mismas inquietudes que yo, hoy les digo, no dudéis y lanzaros, descubriréis muchas cosas, os lo aseguro.

Si alguno decide venir a Alemania, ya sabéis, yo estaré aquí, os recibiré con los brazos abiertos, para ayudar a quien necesite de mí, para eso estamos, porque todos somos hermanos, hijos de un mismo padre, DIOS. Él me ha ayudado a superar  momentos tristes y duros, me ha hecho sentirme que no estoy solo.

No quiero despedirme sin antes agradecer el gran apoyo de mis queridos padres, sin ellos no hubiese podido aguantar todo este tiempo de adaptación, el más difícil y complicado.

Un enorme abrazo para ellos.

Tampoco quiero olvidarme de mi familia, amigos, otro gran apoyo.

Espero poder daros en persona el Feliz Año Nuevo, de momento y desde tierras germanas.

A Villargordo, mi pueblo, mi gente.

¡¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!!   

Webs del pueblo & Amigas

Copyright 2015 Villargordo.info. Diseño y programación por Francisco Alberto A.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para poder ofrecerte una mejor experiencia de navegación, recordar tus preferencias y mejorar constantemente según los hábitos de navegación. Si sigues navegando sin cambiar la configuración, aceptas el uso de cookies en nuestro sitio. Descubre como funcionan las cookies y como cambiar la configuración.

Acepto las cookies de este sitio.